lunes, 13 de marzo de 2017

Reseña: La magia de ser Sofía

Tras dos semanas leyendo lo nuevo de Elísabet Benavent (de la cual me declaro GRAN fan) por fin lo he terminado. Digo "por fin" porque he alargado lo máximo que he podido esta lectura ya que su segunda parte no sale hasta el 6 de abril... Así que ¡allá vamos!

Foto de Amazon
Ficha técnica

Título: La magia de ser Sofía
Autor: Elísabet Benavent
Editorial: Suma de Letras (Penguin Random House)
Páginas: 528 

Como ya he comentado antes, siempre es un placer poder leer a esta autora: es tierna, es divertida, es fresca y descaradamente erótica. Me gustan mucho los matices que aporta a sus personajes, cómo sus vivencias determinan en muchos casos las decisiones que toman y cómo la vida es cruda y a la vez está llena de magia. 

Me gustaría hacer una sinopsis de este libro para vosotros pero es que lo tengo tan reciente que toda información (útil y no útil) se me agolpa en el cerebro ahora mismo. Haré mi mejor esfuerzo:

Sofía es camarera en el bar Alejandría y le encanta su trabajo; es feliz con lo que hace; no tiene pareja ni tampoco busca el amor aunque no puede evitar querer sentir la "magia"; es divertida, inteligente y un poco insegura. Héctor es diseñador gráfico y su trabajo le da lo suficiente para vivir; está en una etapa de inconformismo y no es feliz; tiene pareja desde hace 18 años pero no sabe lo que es la magia; es tímido, detallista y quizás también es un poco inseguro...

Espero haber hecho una sinopsis a la altura del libro. Pues bien, en general el libro me ha gustado mucho, está lleno de sabiduría en cada página; con Elísabet siempre aprendes cosas sobre la vida aunque aún no las hayas descubierto por ti mismo, para mí es como una hermana mayor. Por otro lado, me ha dejado con la miel en la boca, estoy esperando ansiosa la segunda parte y aún quedan... ¡¡tres semanas!!

Sofía es una protagonista genial: es ágil, es divertidísima, es coherente con lo que siente (la mayoría de las veces) y me encanta cómo interactúa con Oliver, su mejor amigo. Antes de hablaros un poco de Oliver voy a acabar con Sofía. Me encanta que Sofía no sea una chica delgada perfecta y maravillosa como lo que nos encontramos en las pasarelas. Sofía tiene muchas curvas, come cuando se aburre y no se avergüenza de físico (la mayor parte del tiempo). Me encanta. Creo que es el único personaje de todo el libro que me gusta a lo largo de toda la lectura pues aunque se equivoque un par de veces, ella es fiel a sí misma siempre; es sincera y es natural.

Oliver es el mejor amigo de Sofía y ¡atención!: ¡Uno de los amigos de Víctor! Sí, sí, ESE Víctor. El Víctor que siempre ligaba con una cada fin de semana, el Víctor que cae prendido de una mujer casada, El Víctor de Valeria. Me gusta mucho mucho cuando la autora entremezcla las historias en un mismo universo, en un mismo Madrid. He leído todos los libros de Elísabet y me hace mucha mucha ilusión que mencione a personajes que siguen en nuestros corazones aunque su historia ya haya sido revelada. Como iba diciendo, Oliver es genial: es guapo, atractivo y muy divertido. Me encanta leer cómo flirtea y liga con las chicas; es de esos chicos que tienen labia y hay que seguirles el ritmo a sus ocurrencias. Ya conoceréis a Oliver y su relación amor-odio con Sofía, no tiene desperdicio...

Por último (aunque hay más personajes), Héctor. Ahora mismo me cuesta ser objetiva en cuanto a Héctor pues me ha dejado un regusto amargo en la boca. He de decir que en ciertos aspectos coincido con Lucía (la novia de Héctor) sobre su dejadez, su falta de motivación para vivir o su falta de ambiciones. En cuanto a la vida está desganado, y aunque Sofía aporta un mundo tecnicolor sobre este personaje creo que él mismo tiene que espabilarse un poco. Es un personaje con muchas aristas y que despierta en mí sentimientos encontrados. Me gusta la elección y confección de este personaje porque la protagonista brilla mucho más cuando está junto a él. Eso me gusta mucho, como se resaltan entre ellos.

Me gustaría hacer una mención especial al personaje de Mamen. Me río muchísimo con sus "mierdas" y sus dramas diarios. El pasaje que más me ha gustado (ha sido una decisión difícil porque Benavent esparce por cada una de sus páginas sabiduría en estado puro):

"No, por favor. No hay planteamiento más equivocado. Vengarse es solo repetir el mismo error que nos hizo sufrir alterando el orden de los factores pero... no el resultado." Elísabet Benavent, La magia de ser Sofía.
¡Aquí va mi puntuación!

4,0 / 5,0

Solo porque todo es coherente hasta que es incoherente (quienes habéis leído el libro me entendéis) y por esa miel en los labios que hace que te enganches más y te frustres a partes iguales. 
¡Gracias Beta Coqueta!

Os dejo el vídeo presentación de Sofía pues creo que yo no le he hecho justicia a este personaje:



PD: Si no os habéis leído nada de Elísabet Benavent, os recomiendo muchísimo que os sumerjáis en su Madrid. Empezando por mis dos sagas favoritas: Silvia y Martina. En ese orden. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario